Home Super Banner 728×90
Cintillo 980×55

Al menos 10 muertos y 300 heridos en Japón por el fuerte tifón ‘Jebi’

Japón (El País).- El paso del fuerte tifón Jebi, que arrasó ayer martes la mitad occidental de Japón, se ha saldado con al menos 10 víctimas mortales y más de 300 heridos, según las últimas cifras facilitadas este miércoles por el ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga. La mayoría de las víctimas —los medios nipones hablan ya de 11 muertos— sufrieron caídas causadas por las ráfagas huracanadas o resultaron golpeados por objetos proyectados por el viento. Tras atravesar el archipiélago desde el suroeste hasta el norte, ha sido perdiendo fuerza hasta convertirse en una tormenta.

Jebi, el tifón más poderoso en llegar al país en las 25 años, ha dejado a su paso un reguero de lluvias torrenciales, desbordamientos de ríos y vientos que han superado los 220 kilómetros por hora, lo que ha causado cuantiosos daños materiales en edificios y vehículos y sembrado el caos en los transportes.

Las aerolíneas niponas han cancelado casi 800 vuelos entre ayer y hoy, y el aeropuerto más afectado es el de Kansai en Osaka —la segunda ciudad del país,  en la zona sur y densamente poblada de la isla principal de Japón, Honshu— que resultó inundado al estar construido en una isla artificial en el mar. Un petrolero chocó además con el puente que une el lugar a la tierra firme, lo que dejó varadasa 5.000 personas que han pasado la noche sin electricidad ni aire acondicionado y han sido evacuadas esta mañana en 25 autobuses y un ferri movilizado por los bomberos y la Guardia Costera. Los han trasladado al aeropuerto de Kobe, situado más al oeste.

El aeropuerto permanecerá cerrado indefinidamente, después de que las compañías All Nippon Airways, Japan Airlines y Peach Aviation cancelaron 184 vuelos nacionales e internacionales. Dependiendo de los daños, la reapertura del aeropuerto puede tardar en llegar varios días, según ha informado el diario Yomiuri.

El tráfico por carretera se volvió casi imposible con los fuertes vientos de Jebi que empujaban los camiones y arrastraban o volcaban los vehículos más ligeros. Mientras tanto, el tráfico ferroviario vuelve, sin embargo, poco a poco a la normalidad.

La región de Osaka ha sido precisamente la más afectada con numerosos edificios dañados, postes eléctricos rotos, árboles arrancados y tejados destrozados, como en la estación de Kyoto. Según la agencia de prensa Jiji, cinco de los fallecidos se hallaban en esa zona.

Hasta 2,4 millones de hogares y edificios sufrieron cortes de electricidad, sobre todo en Osaka y en zonas limítrofes, como Kioto, por lo que durante la noche las compañías energéticas han trabajado para restablecer el suministro de casi el 50% de los inmuebles afectados, informa el Gobierno.

Unas 16.000 personas han pasado la noche en refugios, según la agencia Jiji, después de que las autoridades recomendaran evacuar sus casas a 1,2 millones de habitantes. Un grupo de 160 alumnos de primaria que se encontraba en un alojamiento rural de Kioto se quedó incomunicado desde la víspera al quedar las carreteras bloqueadas por árboles derribados. Dos de los niños han tenido que ser trasladados esta mañana en helicóptero tras haber enfermado durante la noche, explican fuentes de la Junta Educativa de la localidad, como recoge la agencia de noticias Kyodo.

Varias compañías también se han visto afectadas, entre ellas la subsidiaria de Toyota Motor, Daihatsu Motor, que ha detenido la producción en las fábricas ubicadas en Kioto y Osaka o la tecnológica nipona Panasonic, que ha suspendido el trabajo en la prefectura de Shiga.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha anulado un viaje programado a Kyushu, isla al sur de Japón, para supervisar la respuesta del Gobierno al tifón y ha garantizado, desde su página de Facebook, que harán “todo lo posible” para desplegar los servicios de emergencia y reconstruir las infraestructuras dañadas.

Japón suele sufrir los embates de los tifones en verano, pero este año ha sido particularmente difícil. Hace un mes y medio, unas lluvias sin precedentes provocaron inundaciones inéditas y corrimientos de tierra que se cobraron la vida de 220 personas. Y una sofocante ola de calor húmedo golpeó a Japón en julio, lo que causó 119 muertos y 49.000 hospitalizados. Hace dos semanas, el tifón Cimarron pasó por el oeste del país dejando también fuertes lluvias.

Jebi no ha causado sin embargo tantas víctimas como otros de la última década. En octubre de 2013, el ciclón Wipha mató a 43 personas. Y en septiembre de 2011, el tifón Talasdejó 82 fallecidos y 16 desaparecidos. La suspensión de numerosos trayectos el martes llevó a las empresas a pedir a sus empleados que se quedaran en casa, una decisión que ha minimizado los daños, según los expertos.

Related posts